Agregar esta web a favoritos como tu página de inicioBookmark and Share
Ficción y épica poética
Publica tus poemas
Bienvenido...
En este sitio web puede entretenerse, escribir, leer y comentar poesía.
Recibe la bendición de Nuestro Señor Jesucristo.

¡Queremos contar contigo! Regístrate en el foro...





Publica tus poemas

Una nueva forma de leer y escribir poesía
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse   Música On line Música On line  Biblioteca VirtualBiblioteca Virtual  AudiolibrosAudiolibros  Cine GratisCine Gratis  PasatiemposPasatiempos  Mini JuegosMini Juegos  JUEGOS FLASHJUEGOS FLASH  Prensa mundialPrensa mundial  HumorHumor  CLUB ORIGAMICLUB ORIGAMI  REVISTERO REVISTERO  MANUALIDADESMANUALIDADES  ZONA DE DESCARGASZONA DE DESCARGAS  BIBLIA ONLINEBIBLIA ONLINE  Diccionario de la Lengua EspañolaDiccionario de la Lengua Española  Diccionario de dudasDiccionario de dudas  Conjugador verbalConjugador verbal  Traductor de Página webTraductor de Página web  Corrector ortográficoCorrector ortográfico  Fonoteca de poetasFonoteca de poetas   SALA DE CHAT SALA DE CHAT  

Comparte | 
 

 Ficción y épica poética

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
eledendo
Poeta destacado
Poeta destacado


Cantidad de envíos : 175
Edad : 74
Localización : España
Puntos : 365
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 10/12/2011

MensajeTema: Ficción y épica poética   Mar Dic 17, 2013 7:36 pm






… de inefables edades y dimensiones veníamos, de la instrucción y siembra de amor,
de instituir oro puro y vivo,
de allí veníamos;
el guardián de distancias, el curador de heridas y el constructor de sonidos, nos precedían;
cruzar galaxias, planetas y quásares, o bien materia oscura,
consiste en horadar y entibar espíritu, prender sus rocas íntimas y comunicar con luz el mundo;
éramos, pues, una legión de fuego, y nuestros tambores, junto al agua que vive,
resonaban y fulgían por nuestro corazón ardiendo;

… al llegar a Vecilla de la Polvorosa, a su magna Plaza Universal,
- aún, y a esa hora -
el ojo de la tarde era una cuántica y bellísima flor de almendro, brillando entre la nieve;
nos despedimos, y, tras verlos partir, en mi casa de piedra, paja y barro, sobre el laúd del alma, sollocé:
tardaríamos muchos, muchos eones en volver a vernos y a instruir de nuevo con semillas de oro,
y ello, justo, cuando aquí, Piscis, pasaba y pasa ofreciendo solamente dolor, dolor y sufrimiento;

… mientras, los Heraldos de Acuario me han abierto sus puertas:
estamos diseñando la emoción de la rosa.






http://www.oriondepanthoseas.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Ficción y épica poética

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Dinero de María y Martí el Joven, ceca Sicilia (M gótica)
» Arqueología subacuática
» EL VIAJE A LA FICCIÓN, de Mario Vargas Llosa
» Lo que parece ficción...a veces es la propia realidad...
» Metaestética.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Publica tus poemas :: Poemas Generales-