Agregar esta web a favoritos como tu página de inicioBookmark and Share
Lluvía en la música
Publica tus poemas
Bienvenido...
En este sitio web puede entretenerse, escribir, leer y comentar poesía.
Recibe la bendición de Nuestro Señor Jesucristo.

¡Queremos contar contigo! Regístrate en el foro...





Publica tus poemas

Una nueva forma de leer y escribir poesía
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse   Música On line Música On line  Biblioteca VirtualBiblioteca Virtual  AudiolibrosAudiolibros  Cine GratisCine Gratis  PasatiemposPasatiempos  Mini JuegosMini Juegos  JUEGOS FLASHJUEGOS FLASH  Prensa mundialPrensa mundial  HumorHumor  CLUB ORIGAMICLUB ORIGAMI  REVISTERO REVISTERO  MANUALIDADESMANUALIDADES  ZONA DE DESCARGASZONA DE DESCARGAS  BIBLIA ONLINEBIBLIA ONLINE  Diccionario de la Lengua EspañolaDiccionario de la Lengua Española  Diccionario de dudasDiccionario de dudas  Conjugador verbalConjugador verbal  Traductor de Página webTraductor de Página web  Corrector ortográficoCorrector ortográfico  Fonoteca de poetasFonoteca de poetas   SALA DE CHAT SALA DE CHAT  

Comparte | 
 

 Lluvía en la música

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
León West
Poeta activo
Poeta activo


Cantidad de envíos : 114
Edad : 39
Localización : México D.F.
Puntos : 343
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 04/11/2011

MensajeTema: Lluvía en la música   Sáb Nov 05, 2011 10:05 pm

LLUVIA EN LA MÚSICA

Los cadáveres del pasado
Muerden el infinito.

Como culebras se deslizan
En mi mente de pechos sensibles
Y el alma de tu música llueve
Como miligramos de magos
Que hacen panoramas inexorables.

Sacerdotisa de tu vientre,
Virgen, Isis; portadora de los grandes
Misterios.

Portadora de cantos y de llantos
caminas impensable
En las ruinas de tu mente.

Lento atardecer.

Cursivo aliento que se escapa
De mis labios.

Emperatriz siniestra ave
De la fertilidad, de lo materno
Renaces en tu cetro y en tu trono
Muerto e inmutable
Y a veces contradictorio
Como los carruajes
De cosas que se las lleva el viento.

Como emperador de tu cuerpo
Reclamo la tierra perdida,
Reclamo tus instantes y las horas,
Los catecismos de tus ojos
Se vuelven
Evangelios inevitables.

El gran sacerdote que es el tiempo
Quiere obligarme a que te olvide
A que te arranque de los versos,
De que te arranque de los silencios
De contemplación
Que hago cuando te desnudas.

Imagen mía.

Pero los amantes
Duermen en un sueño
Con propia escritura de miembros
Y pieles rozándose
Con caricias de lluvia,
Cristal insolente,
Música en tu boca de piano,
Cuerpos jugando
Su juego desnudos
Y locos
Y solos…

Enamoradamente solos.

El carruaje ha de llevarnos
Al destino escrito por nuestros cuerpos
Allí en la lejanía del tiempo
Donde el triunfo de la equidistancia
Enmudece un ejército
Trasmutado en el sendero
Del ocaso victorioso.

Justicia de encontrarnos
Juntos en la redención
Del hastío,
Fulminante primavera negra
Y sonámbula
Cabalgando
En el desierto de las posibilidades.

El eremita con vestidos de soledad
Nos cubre del frío de ansiedad,
De sabiduría,
De enjambres decadentes
Y rostros observando
Nuestra sorpresa
Junta y vacía a los ojos de dios.

La rueda de la fortuna
Nos descubre, nos acerca y nos
Aleja,
Nos castiga con nuestras
Propias indiferencias,
Con nuestras propias virtudes.

Causa y efecto.

Karma de silencios.

La fuerza.

Mujer mía abriendo el hocico
Del león con tu cálida prudencia,
Eso nos reanima a confesarnos
Indispensables
Y
Necesarios
En los cimientos de la vida.

Ahorcado como un santo
Sacrificado
Aprendiendo
El dolor de tu ausencia,
De los pies dando vueltas
Cuando te vas
Y sólo me dejas
El aroma de tus ropas.

Nostalgia.

La muerte…

Y te has ido,
Y con tu caballo hiriente
cabalgando
Cosechas
Con tu guadaña
Todos mis sentimientos.

Y me haces pensar.

En un nuevo comienzo.

Al ver mi soledad un ángel
Hermoso que
Mezcla mis lágrimas
En dos recipientes
Para olvidar
Tratando
De relegar el momento
Y convertir
Mis sentimientos
En templanza.

Pero no es suficiente.

El demonio llega
Entre sueños y
Embellece mis bajos instintos,
Te renace en magia negra,
Primitivas pasiones,
Perversión,
Degeneración,
Destrucción,
Misterio no desentrañado.

Y mi corazón es herido
Como la torre herida por
El rayo.

Babel.

Confusión.

Pero la estrella me da esperanzas
A lo lejos,
En la fantasía,
En el derrumbe de mitos
Y hogueras inaccesibles
Te busco en el vacío
Que dejaron tus brazos.

Y la luna comulga
Con dos perros
Aullando a luz de la noche.

Duermo y el sol me levanta
Arrastrando sonrisas en el alba
En el calido amanecer,
Hermoso pero vacío,
Triste como mis ojos
En esta aislamiento
Ensordecedor.

El juicio determina mi renacer
Mi nuevo mundo sin ti…

Este es el mundo.

El mundo que regresa
Al momento de partida
De un caos, de un loco
Al amanecer.

De tu esencia convertida
En lluvia de música.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Lluvía en la música

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Radio Clásica.
» Documental sobre música mecánica
» Pre­mios Grammy "de la Música Clásica"
» La primera verdadera integral de la música de Chopin. Vuestra opinión.
» Física o Química

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Publica tus poemas :: Poemas amorosos-